Prudente o Insensato

Esta mañana comenzando el nuevo testamento y pasando por sus primeros diez capítulos hay tanto que resalta a la vista, pero meditaba en que en el mundo solo hay dos tipos de personas, aquellos que son prudentes y aquellos que son insensatos.

Mateo 7:24-27 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.
25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.

EL PRUDENTE

El versículo empieza diciendo “cualquiera, pues” dando indicar que cualquiera puede ser prudente, que no hay algo especial en esa persona para serlo, sino que todos estamos llamados a ser prudentes, pero si hay dos requisitos fundamentales para llegar a ser prudentes, y el primero es que tenemos que ser oidores, como dice el versículo “que me oye estas palabras”, se trata de oír y creer lo que le dicen, de tener fe en lo que está escuchando.

Romanos 10:17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

Aquí está el primer requisito para llegar a ser prudente y es oír la Palabra de Dios y por oírla llegarás a creer en Dios, a tener fe en Dios. Pero es imposible creer en Dios si jamás has escuchado la Palabra de Dios.

Después de oírla y tener fe en ella entonces viene el segundo requisito y es hacer, como dice el versículo “y las hace”, se trata de que lo que escuché y creí entonces lo hago, lo hago mio, me apodero de eso que creí.

Santiago 1:21-25 Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas. 
22 Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. 
23 Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. 
24 Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. 
25 Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace. 

El libro de Santiago nos confirma que debemos ser oidor y hacedor de la palabra de Dios, para llegar a ser ese hombre prudente que edifica sobre la Roca.

Después de oír la Palabra de Dios, el evangelio de salvación, tener fe en ella y creerla, haciéndola mía, entonces podré edificar sobre la ROCA. y la Roca es Jesús, es mi Dios.

Deuteronomio 32:18 De la Roca que te creó te olvidaste; 
Te has olvidado de Dios tu creador.

Salmos 62:7 En Dios está mi salvación y mi gloria;
En Dios está mi roca fuerte, y mi refugio.

Así que ahora que tengo a Jesús como mi fundamento, como mi Roca, sobre él edificaré mi casa y pueden venir “Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca”. Y así es, Isaías 26:3-4 Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos. 

EL INSENSATO

26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena;
27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.

Aquí también vemos que cualquiera puede llegar a ser insensato “Pero cualquiera” y de hecho ya todos somos insensatos, hay es que salir de la insensates cumpliendo los requisitos arriba mencionados.

Dos requisitos para ser insensato, el primero es oír, es curioso porque este hombre escuchó las misma palabras “que me oye estas palabras” con la única diferencia que este hombre no las creyó, no tuvo fe, en lo que se le decía y por eso no hizo nada y es el segundo requisito “no las hace”, fue un oidor olvidadizo .

Esto va de la mano con lo que aprendíamos ayer en la iglesia, muchos dicen tener fe, pero sus obras no lo demuestran, porque no tienen obras, porque jamás creyeron, así que su fe es muerta.

Santiago 2:14 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?

así que este hombre terminó construyendo en la arena, porque rechazó la Roca, por que rechazó el evangelio de salvación y vemos que su ruina fue grande, “y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.” Hoy en día la humanidad construye su vida, su matrimonio, su empresa, lo que sea que hoy estés construyendo, lo construyen sobre la arena, porque no han hecho de Jesús su fundamento, es él mismo que construye su lindo castillo de naipe, pero apenas sopla el viento, llegan los problemas, ese naipe se viene abajo.

Y ajá ¿Eres prudente o Insensato?

Si eres prudente, sigue adelante y sigue edificando sobre la Roca y tu recompensa será grande.

Pero si eres Insensato, hoy puedes dejar de serlo, clama a Dios y escucha su Palabra, créela y recibe a Cristo en tu Corazón.

Romanos 10:9-11 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 
10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 
11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

Y ajá nos vemos mañana. 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s