QUÉ TE IMPIDE…

Hoy muy sencillo en la historia del joven rico, una historia muy conocida en la Palabra de Dios.

Este Joven llega delante de Jesús preguntándole “¿qué bien haré para tener la vida eterna?” y si somos honesto en alguna parte de la vida todo el mundo se hace ésta pregunta, ¿que haré para ganarme el cielo? y muchos buscan hacer buenas obras para ir al cielo, muchos buscan ser buenos para ir al cielo, como el caso de este joven rico.

Jesús le dice guarda los mandamientos y el responde ¿cuáles mandamientos?, y Jesús comienza a decirle los mandamientos, a lo que él responde todo esto lo he guardado desde mi juventud, ¿Que más me falta?

Y así es, este joven realmente desde su juventud ha intentado ser bueno, pero bueno solo hay uno y es Dios, ya Jesús se lo había dicho; y así hay mucha gente que en sus fuerzas toda su vida se la pasan haciendo obras con tal de ser buenos y ganarse el cielo, pero no entienden o no quieren entender que no es por obra sino por gracia. Efesios 2:8-9 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se glorie.

Jesús al ver que el joven se jactaba de sus buenas obras le dijo, solo te falta una sola cosita para ser perfecto Lucas 19:21-22 Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme. Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.

¿Podremos engañar a Dios? Jesús da en el punto, Jesús conoce nuestro corazón, él conoce nuestro pecado.

El problema de este joven no es tener dinero, el problema de este joven era el amor al dinero, estaba colocando sus posesiones en primer lugar, primero que Dios, por lo tanto estaba faltando al primer mandamiento, amar a Dios sobre todas las cosas. 

1 de Timoteo 6:10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

Mateo 6:24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

Me impactaba que este joven se fue triste porque tenía muchas riquezas y no las pensaba dejar para seguir a Jesús, no pensaba dejar a sus dios dinero para hacer de Jesús su Dios.  y me acordaba de un familiar muy amado por mi, que en las muchas veces que le he mostrado el evangelio su respuesta es “cuando este viejito”, porque en su corazón primero esta el pecado y prefiere deleitarse en su pecado.

Hoy te pregunto ¿qué impide que corras a los brazos de Jesús, cuál es ese pecado que amas más que a Dios?  Ojala hoy tomes esa decisión de amar a Dios sobre todas las cosas, de hacerlo tu único y verdadero Dios.

Y tu mi hermano cual es ese pecado que te estorba impidiendo que corras la carrera que tienes por delante, ojala hoy sea el día que se lo entregues a Dios y digas ¡¡¡basta ya!!!

Y ajá nos vemos mañana. 🙂

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s