UNA VIDA CON PROPÓSITO

Lucas 14:34 Buena es la sal; mas si la sal se hiciere insípida, ¿con qué se sazonará?
14:35 Ni para la tierra ni para el muladar es útil; la arrojan fuera. El que tiene oídos para oír, oiga.

Meditaba, ¿qué es la sal si no tiene sabor? un simple polvo blanco que no sirve para nada.

Doy gracias a Dios porque volví  a tener la sal que había perdido. Mi vida antes de conocer a Cristo era  vacía, que no tenia nada que dar del Dios que me había creado, es como el que va a un río y no halla agua, cada cosa que Dios creó le dio un propósito para que con su vida glorifique a Dios, es como el que compra un carro y gasta todo su dinero en el y cuando lo va a utilizar no sirve, que decepción tan grande nos llevamos, fue lo mismo que al Señor Jesús le paso cuando llegó a la higuera.  Mateo 21:18 Por la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre. Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto.Y luego se secó la higuera. 

Ésta higuera fue creada para dar fruto pero al llegar Jesús a ella para recibir lo que ella debía dar, no encontró nada, sino hojas solamente, entonces Jesús le dijo, tu tiempo tuviste para dar fruto y glorificarme, ahora nunca jamás nazca fruto y la higuera terminó seca.

Dios nos creó con Sal con el propósito de llevarle fruto, pero la sal la perdimos en el momento que Adán y Eva pecaron y se nos ofrece la sal cuando Jesús murió y resucitó pagando el precio de nuestro pecado, en el instante que tu recibes a Cristo en tu corazón aceptando la obra redentora en la cruz, tu recibes nuevamente la sal, la vuelves a tener y Dios te da un propósito, ya no está tu vida vacía, ahora tienes que dar, Dios espera que ahora con sal le lleves fruto y glorifiques al Señor con tu vida, la humanidad esta sin sal, sin Cristo en sus corazones y nosotros estamos para dar esa sal, para sazonar al mundo perdido.

yo no quiero estar como esa higuera, sin fruto; el Señor ya viene y rendiremos cuentas a Dios y así como la sal sin sabor y la higuera sin fruto seremos arrojados fuera y la condena será grande.

Mi hermano hoy tienes la sal y aveces nos enfocamos en nuestro mundo que nos olvidamos del propósito con el cual fuimos creados, contristando al Espíritu y pareciendo como si fuéramos sin sal, insípidos. 2 de Timoteo 1:6-8 Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos.
7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.
8 Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios…

Amigo, amiga hoy Jesús te ofrece la sal, la salvación que una vez perdiste por tu pecado, hoy puede ser el día de tu salvación y empieces a dar fruto y glorifiques a Dios con tu vida, él ya pronto viene y no quiere encontrarte sin sal, sin fruto, Dios no quiere que pases una eternidad lejos de él. Ya!!! clama a Dios, arrepiéntete y entrégale tu vida

Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s