MORIR PARA DAR FRUTO

Juan 12:24 De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.

Que bonita ilustración nos regala Jesús, para enseñarnos la única forma en que él podía glorificar al Padre y por ende dar fruto, y lo hace con la ilustración con el grano del trigo, y así es con cada árbol que da fruto.

Jesús nos dice si el grano de trigo no cae en tierra y muere, será un grano que siempre estará sólo, ninguna semilla que no es enterrada puede dar vida y mucho menos fruto, Jesús decía esto porque mucha era la gente que le seguía y entre esos los griegos que querían verle, muchos son los que dicen creer en Dios, pero sus corazones estaban lejos de Dios, Jesús sabia que la gran mayoría le seguía por los milagros que hacia y porque él les daba de comer, tanto era el desenfoque de ésta gente que hasta querían hacerlo rey, por eso Jesús estaba dispuesto a dar su vida por amor a la humanidad, hacer enterrado como una semilla, a morir y resucitar al tercer día para entonces dar fruto. Jesús sabia que la única forma de dar fruto, de que creyeran realmente en él era mostrando su amor por la humanidad, pagando el precio de nuestro pecado con su muerte y de esa forma muchos creerían en él y por ende daría mucho fruto y glorificaba al Padre. Romanos 5:8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

Jesús hizo su parte, el fue ese grano que fue enterrado y resucitó al tercer día para dar fruto, ahora el turno es de la humanidad, en que le reciba como su Señor y Salvador para que sean parte de la cosecha de Dios, del redil de Dios.

Nosotros lo que ya somos parte del redil, que somos fruto, también debemos ser esa semilla, muriendo a nuestra carne para que sea Jesús en nosotros quien haga la obra y por ende llevemos fruto, es una decisión de cada mañana, en crucificar la carne, morir a nosotros mismos y no siendo parte de este mundo, para glorificar a Dios con nuestras vidas, cada cosa tiene su propósito y el nuestro es glorificar a Dios llevando mucho fruto.

Romanos 12:1-2 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Juan 15:8 En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos. 

Y ajá nos vemos mañana. 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s