UN BUEN TESTIMONIO

En este capítulo seis de Hechos, la iglesia primitiva se ve en la necesidad de nombrar los diáconos, ya que la iglesia ha crecido y muchas tareas o ministerios empiezan a surgir, entre esos el atender las viudas de la iglesia, los cuales los apóstoles no podían ocuparse de estas tareas, ya que era más importante para ellos ocuparse en la oración y en la predicación de la palabra, por lo tanto deciden escoger a siete hombres de buen testimonio y llenos del Espíritu Santo.

Hechos 6:5 Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; 

Estos siete hombres eran de la iglesia, salvos, de buen testimonio y llenos del Espíritu Santo, pero algo muy especial ocurre con Esteban, cuando empiezan a nombrarlos dicen de Esteban, OJO, no es Esteban quien lo dice, toda la iglesia lo dice “Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo” y seguido mencionan a los demás, pero de los cuales no atribuyen o resaltan las mismas cualidades que las que dicen de Esteban.

El testimonio de Esteban era impresionante más adelante en el versículo 8 dicen de él que era lleno de gracia, de poder y hacia grandes milagros, su amor por Dios y por la obra se veía en su andar, y no solo lo veía la iglesia, sino todo el pueblo lo veía. Hechos 6:15 Entonces todos los que estaban sentados en el concilio, al fijar los ojos en él, vieron su rostro como el rostro de un ángel.

Esto nos lleva a considerar como está nuestro testimonio ante la iglesia, que pueden decir nuestros hermanos de nosotros, “ah sí, creo que él es salvo, viene  a la iglesia” y no más!!!, ¿se quedan cortos de palabras porque no tienen nada más que decir de nosotros?  y entonces ni que decir de los de afuera, pasamos desapercibidos como cualquiera allá fuera.

Sabes la clave está en nuestra relación con Dios, en nuestra intimidad con Dios, de qué tan cerca permanezcas de Dios, buscándole cada mañana en su Palabra y en Oración y entonces tu testimonio lo verá la iglesia y brillarás allá fuera y por ende darás fruto a Dios, es lo normal cuando andamos de la mano con Dios.

Gálatas 5:25 Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.

 

Y ajá nos vemos mañana. 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s