SUJETOS A NUESTROS GOBERNANTES

Pablo esta vez escribiéndole a Tito, igual que las cartas a Timoteo le escribe con el propósito de darles instrucciones en cuanto al ministerio, en Tito como levantar ese liderazgo de la iglesia pero también algunas instrucciones en cuanto el comportamiento de algunos creyentes de Creta, ciudad donde Pablo lo había dejado.

Entre esas instrucciones Pablo le dice a Tito;

Tito 3:1 Recuérdales que se sujeten a los gobernantes y autoridades, que obedezcan, que estén dispuestos a toda buena obra.

Y Pablo le dice, recuérdales, lo que quiere decir que ya ellos habían sido enseñados pero no estaban siendo obedientes a la palabra de Dios. Que se sujeten a los gobernantes y autoridades; ellos no están siendo testimonio en cuanto este aspecto, y son rebeldes a lo que ya se les había enseñado, ellos entienden bien que toda autoridad es puesta por Dios y que deben someterse a ellos.

Romanos 13:1-6 Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. 
De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. 
Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella; 
porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo. 
Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia. 
Pues por esto pagáis también los tributos, porque son servidores de Dios que atienden continuamente a esto mismo.

Muchos dirán que nuestros gobernantes son de lo peor y quizás tengan razón, pero deben entender que son puestos por Dios y con un propósito y cada uno de ellos rendirá cuenta a Dios de su labor, al que los puso por autoridad. Pero nuestra parte es someternos a ellos, respetarlos y cumplir las leyes impuestas, siempre y cuando no  estén en contra de lo establecido en la Palabra de Dios.

Mis hermanos que nos examinemos en este aspecto y que estemos haciendo los ajustes necesarios, el no someternos a nuestras autoridades y no respetar las leyes es ir en contra de Dios.

Y ajá nos vemos mañana. 🙂 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s