BRILLANDO CONTINUAMENTE

Moisés ha subido al monte Sinaí para recibir de Dios las instrucciones de como construirían el santuario donde moraría Dios. Moisés no se imaginaba que Dios le llevaría al tercer cielo y le mostraría el santuario verdadero, el tabernáculo y sus utensilios, del cual el haría una réplica una sombra de lo verdadero.

Éxodo 25:8-9 Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos. Conforme a todo lo que yo te muestre, el diseño del tabernáculo, y el diseño de todos sus utensilios, así lo haréis.

Entre los utensilios a diseñar estaban las lámparas y estas lámparas, de la mitad salían tres lámparas más para cada lado, para un total de 7 lámparas con el de la mitad, estas siete lámparas tipifican los siete espíritus de Dios. Apocalipsis 4:5 Y del trono salían relámpagos y truenos y voces; y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios.

Me impacta la orden que da Dios en cuanto a las lámparas, las cuales tenían que arder continuamente con aceite puro de oliva que traerían los hijos de Israel.

Éxodo 27:20 Y mandarás a los hijos de Israel que te traigan aceite puro de olivas machacadas, para el alumbrado, para hacer arder continuamente las lámparas.

El aceite tipifica el Espíritu Santo y Dios nos ha puesto como lámparas para éste mundo para que con nuestra luz alumbremos al mundo perdido y ellos terminen glorificando a Dios. Mateo 5:14-16 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. 

Debemos tener en cuenta que nuestra luz la podemos apagar a causa del pecado, cada vez que sedemos a la tentación cometiendo pecado, contristamos al Espíritu Santo no dejando que el actué en nosotros y por eso ya no brillamos como debe ser, sino que por el contrario somos sombra como uno más en éste mundo.

Cada uno debe tomar la decisión cada día de avivar el Espíritu de Dios que hay en nosotros para ser lumbrera en éste mundo, y mantenerse continuamente brillando.

Y ajá nos vemos mañana. 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s