¿LE CREES A DIOS?

Números 13:28 Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac. 

Dios les ha dicho y les ha prometido que esa será la tierra, la que fluye leche y miel. Y ellos han mandado espías para reconocer la tierra que Dios les va dar.

Me gusta más la actitud de Abraham, el cual sin preguntar para donde y como sería la tierra, simplemente salió porque en su corazón estaba el de obedecer a su Dios. Hebreos 11:8 Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba. 

Al volver ellos de reconocer la tierra dijeron “ciertamente fluye leche y miel” y además trajeron un racimo de uvas que tenía que ser cargado por dos hombre de lo grande que era.

Es triste que la humanidad nunca le ha creído a Dios hasta no comprobarlo. Me imagino cuando Cristobal Colon volvió de recorrer la tierra diciendo; “ciertamente era redonda”, cuando Dios lo había dicho y escrito en su Palabra que la tierra era redonda muchos años atrás.

El resultado de reconocer la tierra fue de comprobar lo que Dios les había dicho pero también se darían cuenta de los gigantes que abrían. 

Y así fue reconocieron que fluía leche y miel pero terminaron enfocándose en los gigantes y en lo fuerte que era ese pueblo y que era imposible conquistar el pueblo. Números 13:28,31-33 Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac…Mas los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros. Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos.

¿Acostumbras a buscar o enfocarte en los peros, los gigantes, los problemas, las tempestades, cuando Dios te habla para no obedecer? ¿o simplemente eres como Caleb o Josué que le creyeron a Dios y estaban dispuesto a tomar la tierra prometida?

Si Dios te promete algo pelea por eso, reclama lo que Dios te ha dado y ve por lo que Dios te prometió, que Dios va adelante y si él lo dijo él lo cumple, siempre y cuando tu seas fiel a Dios.

Y ajá nos vemos mañana. 🙂

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s