TODOS LOS DÍAS…

Deuteronomio 17:18-20 Y cuando se siente sobre el trono de su reino, entonces escribirá para sí en un libro una copia de esta ley, del original que está al cuidado de los sacerdotes levitas; y lo tendrá consigo, y leerá en él todos los días de su vida, para que aprenda a temer a Jehová su Dios, para guardar todas las palabras de esta ley y estos estatutos, para ponerlos por obra; para que no se eleve su corazón sobre sus hermanos, ni se aparte del mandamiento a diestra ni a siniestra; a fin de que prolongue sus días en su reino, él y sus hijos, en medio de Israel.

Una de las instrucciones que Dios dio acerca de los reyes, es que al tomar el trono ellos tenían que escribir una copia de la ley pero también tenían que leerla todos los días de su vida.

Dios nos ha hecho reyes y sacerdotes a nosotros que hemos recibido a Cristo en nuestro corazón y lo que Dios espera es que cada creyente empiece a escribir su ley en su corazón y la única forma de escribirla es leyendo la Palabra de Dios todos los días de su vida, es diezmar nuestro tiempo, sacando ese tiempo para Dios.

Jesús nos dio ejemple en cuanto a esto. Marcos 1:35 Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba.

David lo hacía, cada mañana se presentaba delante de Jehová. Salmos 5:3 Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; de mañana me presentaré delante de ti, y esperaré.

Esto lo pidió Dios a los reyes con el propósito de cuidarlos y cuidarnos, para que:

  • Para que aprendamos a temer a Jehová, para que no seamos sabios en nuestra propia opinión. Proverbios 3:7 No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.
  • Para guardar las palabras de ésta ley y estos estatutos. Salmos 119:11 En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti.
  • Para ponerlos por obra. Santiago 1:22 Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.
  • Para que no se eleve su corazón sobre sus hermanos. 1 Corintios 9:16 Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!  
  • Ni se aparte del mandamiento a diestra ni a siniestra. Proverbios 22:6 Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

Además de cuidarse por permanecer en su Palabra, Dios alargaría su reinado “a fin de que prolongue sus días en su reino, él y sus hijos, en medio de Israel.” 

Y este es el propósito también para el creyente, que permaneciendo cada mañana en su Palabra, nuestro reinado en la tierra sera duradero.

Hoy depende de nosotros si queremos permanecer reinando con Dios y cuanto tiempo, en cada lugar donde nos tiene, de nuestra intimidad que tengamos con Dios así seremos usados por el.

Que tomemos la decisión de apartar ese tiempo cada mañana para presentarnos delante de Dios, escuchar su Palabra y escribirla en nuestro corazón.

Y ajá nos vemos mañana. 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s