SU PALABRA SE CUMPLE

Josué 17:3-4 Pero Zelofehad hijo de Hefer, hijo de Galaad, hijo de Maquir, hijo de Manasés, no tuvo hijos sino hijas, los nombres de las cuales son estos: Maala, Noa, Hogla, Milca y Tirsa. Estas vinieron delante del sacerdote Eleazar y de Josué hijo de Nun, y de los príncipes, y dijeron: Jehová mandó a Moisés que nos diese heredad entre nuestros hermanos. Y él les dio heredad entre los hermanos del padre de ellas, conforme al dicho de Jehová. 

Impresionante como la Palabra de Dios es consistente, estable y fueran los años que fueran ella se cumple al pie de la letra, acá están las hijas de Zelofehah reclamando las tierras que Dios les había prometido años atrás.

Ellas habían llegado ante Moisés reclamándoles porque el nombre de su padre iba ser quitado solo porque no tuvo hijo y Moisés llevo la causa ante Jehová y Dios dijo, les darás la posesión de una heredad entre los hermanos de su padre, y traspasarás la heredad de su padre a ellas.

Número 27:4-7 ¿Por qué será quitado el nombre de nuestro padre de entre su familia, por no haber tenido hijo? Danos heredad entre los hermanos de nuestro padre. Y Moisés llevó su causa delante de Jehová. Y Jehová respondió a Moisés, diciendo: Bien dicen las hijas de Zelofehad; les darás la posesión de una heredad entre los hermanos de su padre, y traspasarás la heredad de su padre a ellas.

Años más tarde las hijas de Zelofehah llegan ante el sacerdote Eleazar y Josué reclamando lo que Dios mando y Josué les dio heredad entre los hermanos del padre de ellas, conforme al dicho de Jehová.

Como hijos de Dios, si Dios te promete algo puedes llegar a reclamarlo que Dios cumplirá su Palabra, no dejemos de orar y pedir por lo que Dios nos ha prometido no importa el tiempo que haya pasado, jamás dejemos de orar porque su Palabra se cumple en el tiempo indicado, muchas oraciones a lo mejor no veremos cumplidas antes de morir, pero de que se cumplen se cumplen.

Dios le prometió a abram que sería padre de muchedumbres, que su descendencia sería tan grande como la arena, promesa que no pudo ver con sus ojos, pero abram le creyó a Dios y años más tarde ésta promesa se cumple y en lo espiritual se sigue cumpliendo porque cada día se añaden los que han de ser parte de la iglesia.

Nuestra parte seguir orando y reclamando a Dios sus promesas, confiando en que Dios es fiel y su Palabra se cumplirá.

Y ajá nos vemos mañana. 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s